Hachiko, el perro que conmovió al mundo y al cine con su increíble historia

Hachiko, el perro que conmovió al mundo y al cine con su increíble historia

En noviembre de 1923 nace en Japón un perro llamado Hachiko. Era de raza akita, y, en los últimos años de su vida, perteneció al profesor Hidesaburō Ueno. El tiempo lo conocería como “el perro fiel Hachikō”.

Película Hachiko

La historia de Hachiko es muy particular, tanto, que fue llevada al cine en dos oportunidades: en 1987 para la pantalla grande japonesa (Hachikō Monogatari), y en 2009 en el cine estadounidense (Hachi: A Dog’s Tale), siendo un remake de la película asiática.

En ese filme se cuenta cómo Hachiko llega a la familia Ueno y cómo termina esta triste y conmovedora historia.

Luego de que su hija no pudiera cuidar más de Hachiko, Hidesaburō se encargó de proteger al canino y lo hizo suyo. Ambos se acostumbraron el uno al otro. Hachiko, todos los días esperaba al profesor en la estación de tren que estaba cerca de su casa para luego caminar juntos hasta su casa.

Lo que nadie sabía era que el profesor de ingeniería agrónoma de la Universidad de Tokio moriría en 1925, luego de sufrir un derrame cerebral mientras impartía clases.

Hachiko, quien seguía fielmente esa rutina, se quedó esperando a quien jamás llegaría. Pasaron muchos años, exactamente 10, y el perro siguió esperando al profesor todos los días con la esperanza de que se bajaría del tren.

Las personas cerca del lugar, que conocían las razones que tenía el perro para permanecer allí, lo miraban con tristeza. Muchas veces lo incentivaron a que se fuera a cada, pero él insistió en quedarse.

Estuvo muchos días bajo la lluvia, con mucho frío y demás embates de la naturaleza. Simplemente no le importaba nada más que ver de nuevo a su dueño.

Finalmente, el 8 de marzo de 1935 Hachiko pierde la vida en el mismo lugar donde esperaba al profesor.

Todo Japón y el mundo conoció la historia de Hachiko gracias a la revista Asahi, quienes publicaron el relato. Luego de eso se comenzaron a sumar más y más reconocimientos y honores a Hachiko. Hasta al lado de la tumba del profesor, se levantó un monolito con el nombre del perro. Y en algún lugar de japón existen diferentes estatuas de Hachiko.

Como Hachiko han existido otros casos en años posteriores.

Cerrar menú